Seleccionar página

Degustación taurina

 

Se trata de un plato cordobés, cuya receta actual data de finales del siglo XIX. A partir de ahí surgen diferentes versiones culinarias a este original estofado que tiene su origen en la época de los romanos.

Originalmente se comía después de una tarde de toros pero ya ha pasado a ser un plato que se consume todo el año, siendo, en ocasiones, sustituido por el rabo de vaca por su alta demanda y poca producción.En el Mes del Rabo de Toro de Madrid tuve la ocasión de probarlo por primera vez de mano del Restaurante La Clave, absolutamente exquisito.

Además de ser una carne rica en ácidos grasos, proteínas, potasio,fósforo,vitaminas del grupo B y micro nutrientes esenciales su sabor en el paladar es suave, y su carne gelatinosa se deshace en la boca.Altamente recomendable

 

Share This